martes, 24 de marzo de 2009

Despertar del vudú

Dice mi querida Merche Pallarés, no sin una sorna monumental, que mi próxima entrada será en el segundo o tercer cumpleaños de mi hijo, Diego, y al paso que iba la burra, más había en ello de verdad de lo que me imaginaba cuando leí su comentario. Escribí mi última entrada el 3 de diciembre, justo después de las sesiones de evaluación del trimestre pasado, y escribo ésta cuando ha transcurrido ya una semana de las de este trimestre. Como bien dice la palabra, han pasado tres meses y, aunque este blog (como, dicho sea de paso, La lúgubre góndola) es bastante propenso al Guadianismo (por decirlo así), o a los agujeros negros, ninguna interrupción es comparable a esta última. Parece como si a este blog le hiciera vudú (o vodú, que decía mi admirado profesor de la facultad Ricardo de la Fuente) algún chamán prehistórico para volverlo por un tiempo a estado latente, como un vulgar murciélago. Así que este blog ha hibernado los tres meses de invierno. Y despierta de su letargo, como el oso Yogui, con la llegada de la primavera.

9 comentarios:

Borja Santos Porras dijo...

Nos alegramos de que despierte. Seguiremos tus noticias.
Un abrazo,
Borja

Manuel de la Rosa -tuccitano- dijo...

jo...amigo...yo que pensé: "a este le ha tocao el gordo...y en la isla desierta que se compró no hay "coberturata"..." tu el guadiana...tu lo que eres es un peaso de vago....o minero....saludos y bienvenido de nuevo al mundillo de los locos de los blogs... un abrazo

Antonio dijo...

Pues, ándate con ojo, que la primavera, la sangre altera.
Un reverdecido saludo.

Álvaro Fernández Magdaleno dijo...

¡¡¡¡¡¡Ya era hora chamaco!!!!!!!!!!!

Isabel Huete dijo...

¡Pues bienvenido y que permanezca la blogse unos diítas más! :))
Besos.

Cecilia Alameda Sol dijo...

Mi blog me avisa de que el oso Yogui ha despertado. ¡Ah! Eres tú, Pablo. Has pasado del último lugar en mi listado al primero. Me alegro de tu vuelta. Espero que hayas aprobado a casi todos los alumnos. Y que nos cuentes algo de ellos ya que andas por aquí.
Diego ya tiene 39 meses.

Merche Pallarés dijo...

¡Bienvenido Yogui! Ya era hora... A ver si la primavera/verano te inyecta más energía bloguera que ¡ya está bien de tenernos a pan y agua durante tanto tiempo! Muchos besotes, M.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

¡Que viva la primavera si nos trae la Blogse!

Pablo A. Fernández Magdaleno dijo...

Gracias por los omentarios. Animando no tenéis rival.
Un abrazo