martes, 30 de septiembre de 2008

La princesa que no quería hacer croquetas

Se ríe o se queja o se sorprende la gente de que el ministerio de Igualdad, o sea, la ministra Bibiana Aído más su secretario y su chófer (imagino), proteste contra un anuncio de las letras del tesoro o del tesoro público en el que un tipo se niega a dejar a su Puri porque hace unas croquetas de muerte, lo cual, viendo cómo está el croqueteo nacional en los tiempos que corren, posee una lógica innegable.
La gente se ríe, se queja y se sorprende de la reacción de la ministra, en comandita con una compañera del PP, pero yo la entiendo. No saben ustedes lo duro que es pasarse ocho horazas en el silencio de tu despacho de Madrid, sola, sin los amigos de siempre, que están en Andalucía (alguno de ellos, por cierto, muy influyente), aburrida de no dar golpe, buscando si acaso sin encontrarla nunca la palabra fistro en su ministerial diccionario de inglés.

Las hormigas resuenan como bombas en su vasto despacho. Encerrada en su castillo de marfil, la princesa está triste. "¿Quién fuera Hipsipila, que dejó la crisálida?", piensa Bibiana Aído en su jaula de oro esperando a un príncipe que sepa despertarla.

Y mientras, para entretener la eternidad de su vacío incorpóreo, de su ministerio que es forma pura, como el alma sin cuerpo, se inventa estos jueguecitos o se arroga competencias alejadas de su órbita, como la ley del aborto.

"Pobrecita", dirá Zapatero. "Con lo joven que es... Inventaos algo para que se nos divierta."

8 comentarios:

manuel-tuccitano dijo...

Sinceramente patético, pero en algo se deben de entretener ¿o no?...o es que será otra vuelta de tuerca para desviar la atención?...pues seguro que si. salud

Álvaro Fernández Magdaleno dijo...

Bibiana Aído es lamentable.

Diego Fernández Magdaleno dijo...

Su nombramiento ha sido un colosal error de Zapatero.
Besos,
Diego

Cecilia Alameda Sol dijo...

¡Ayyyy! ¿Qué dirías vosotros, chicos, si vuestra mujercita os dijera que no se piensa divorciar de vosotros nunca por lo bien que arreglais los enchufes o colgais los cuadros? Pues a las mujeres hay que quererlas no sólo por sus croquetas, que eso de ganarse al hombre por el estómago está ya muy desfasado.
Y encima sube el colesterol y os pone tripa.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Ay, que ofenderse por las croquetas es una mala forma de entender el feminismo.
No he visto que nadie haya protestado por el anuncio de una marca de lavadoras en las que la mujer pedía que le cambiaran al marido por no saber usarlas.
Ay.

Merche Pallarés dijo...

Ni me había enterado de esta estúpida polémica... seguro que es para distraer nuestra atención de alguna otra cosa más seria como apunta TUCCI. Besotes, M.

Borja Santos Porras dijo...

Desde Ecuador sólo conozco a esta mujer por las polémicas que suscita...

Isabel Huete dijo...

Pues chicos, llego tarde a este post pero creo que si ella se pasa un pelín vosotros no os quedáis a la zaga. Y mira que lo siento.
Quizá nuestra Ministra no es una lumbrera, quizá entra al trapo en cosas pelín ridículas, pero muchas mujeres, entre ellas yo, estamos hartas de que nos ridiculicen en anuncios o en cualquier lado que se preste. Esto es el chocolate del loro, pero es que llevamos toda la eternidad engullendo onzas del mismo chocolate. Muchas pequeñas cosas acaban haciendo una inmensa...
Un besote a todos aunque sepa que no lo entenderéis.