sábado, 20 de septiembre de 2008

Palabras perdidas (I): Muerte de viajante


Gregorio Samsa era un viajante que una mañana cualquiera se despertó convertido en un repelente insecto gigante. La historia de la Metamorfosis de Kafka no es muy verosímil en sí, aunque se hunda en el inconsciente del ser humano con la fuerza de un pozo petrolífero. Pero lo que más sorprendería de la frase anterior en el lenguaje actual sería la palabra viajante. Dudo de que la conozcan muchos de nuestros adolescentes. Fue condenada a muerte por ese empeño terco y tan de nuestros tiempos de ocultar las profesiones (o lo que sea) que carecen de un determinado nivel de prestigio bajo denominaciones eufemísticas absurdas.

Parece que uno se imagine al viajante conduciendo un coche obsoleto (pongamos un Renault 21, a lo sumo), un tipo triste y grisáceo de una España desaparecida de pensiones sin baño y bocatas para ahorrarse un duro en la comida.

Un día, los comerciales se abrieron paso a empellones como los profesionales modernos que eran, y destronaron de sus puestos a los viajantes, que eran ellos mismos, sólo que más viejos, más pobres y más tontos. Imagino que tuvo que haber un tiempo de crisis de identidad, como la de Gregorio Samsa, o como la de Julio Llamazares, entre el anodino y anticuado viajante y el dinámico y pujante comercial, pero la nueva raza fue extendiéndose por todas partes con la fuerza de los que han nacido para domeñar el mundo.

La primera víctima de su arrojo fue la palabra viajante, que camina con paso firme, como el elefante que presiente su fin, hacia el cielo de estrellas en el que viven los vocablos que ya no habitan en nuestras lenguas: el lánguido y añorado mundo de los arcaísmos.

5 comentarios:

Álvaro Fernández Magdaleno dijo...

¿Para cuándo una nueva entrega de El aguijón en el vocablo?
Un beso,
Álvaro

Euphorbia dijo...

Es verdad, viajante, una palabra que aún usaban mis padres. Ahora son comerciales, representantes de zona y en el mejor o peor de los casos, Commercial managers. Hay que vestir los cargos para que nos sintamos importantes aunque seamos los mismos pringados de siempre.
Un saludo

Merche Pallarés dijo...

Tienes razón Pablo, esa manía estúpida de disfrazar los oficios con palabras rimbombantes es tan ridícula... pero bueno vivimos en una época de eufemismos y de sandeces. Besotes, M.

Diego dijo...

Buen aguijón en el vocablo.
Besos,
Diego

manuel-tuccitano dijo...

bueno, yo te podría contar, que en mi época de estudiante universitario, querían los sindicatosde estudiantes que nuestro título se transformara en "Ingeniero Técnico Pedagógico"....menos mal que me quede en maestro...saludos