lunes, 27 de octubre de 2008

Hacer cumbre

El gobierno español ha lanzado una ofensiva para que España participe en una cumbre que ya ha ocupado en unos días más páginas que la mítica del Everest en siglos. A Zapatero le está costando alcanzar la cima. Intenta contratar a algún sherpa para que le ayude en la ascensión, pero se encuentra con más de una negativa porque un lejano día se enemistó con el sherpa mayor (el mayor, pero no el más listo, desde luego).
En La insoportable levedad del ser, Milan Kundera expone dos visiones antitéticas sobre la levedad. Parménides de Elea, firme defensor de los opuestos, opinaba que el contrario (como en los gemelos) positivo era la levedad, mientras que Beethoven prefería el peso, la masa, la fricción con la tierra. Para Beethoven la levedad era ligereza, frivolidad; para Parménides, ascensión y espíritu.
Zapatero podría aprovechar la levedad para ascender hasta la reunión de los líderes mundiales, pero, paradójicamente, para tomar la cumbre hay que tener peso, materia, cuerpo, hasta envergadura, y eso no lo tiene Zapatero ni lo ha tenido España (qué se le va a hacer) en los últimos siglos. Por eso Zapatero no entiende a su ministro de Economía, al viejo marino al que le importa un bledo que España no figure donde no ha estado nunca mientras él pueda saborear el humo de su pipa, al vicepresidente que rumia la supremacía de la levedad de Parménides; y por eso se reconcome en la Moncloa, mordiéndose las uñas, llamando a mil puertas rocosas que devuelven palabras sin significado, sintiendo en sus carnes como ningún otro la insoportable levedad de ser presidente del gobierno español.

6 comentarios:

manuel de la rosa dijo...

y todo por la chulería de pasar de saludar a una bandera...saludos amigo

Diego Fernández Magdaleno dijo...

Muy bueno, Pablo.
No acabo de entender la obsesión del presidente, que ha hecho de su presencia en esa cumbre un asunto de Estado. Creo que le perjudica, como le ha perjudicado su inconcebible insistencia en negar la crisis, como si fuera directamente responsable de ella.
Besos,
Diego

Cecilia Alameda Sol dijo...

El aborrecimiento del borrachín yanqui es señal de que R.Zapatero no está a sus pies, ni le da palmaditas en la espalda cuando el tontolhaba ese suelta una de sus estúpidas ocurrencias.

Borja Santos Porras dijo...

La verdad que cuanto más leo en los periódicos acerca de la crisis menos la entiendo.

Merche Pallarés dijo...

Hijo, me tengo que poner al dia con tus posts... ¡no paras! Lo leeré con calma y mañana te hago un comentario. Besotes, M.

Merche Pallarés dijo...

Eso de querer estar en la "cumbre" de los jerifaltes mundiales me parece que aunque vaya, no le van a hacer ni maldito caso porque España, al parecer, no tiene el peso suficiente para influir. Veremos en qué queda todo ésto aunque sigo creyendo que son cortinas de humo para que nos entretengamos y no cuestionemos otras cosas que están haciendo por detrás, como recortar el gasto a la educación y a la sanidad, subida de impuestos, etcétera. Besotes, M.