jueves, 30 de octubre de 2008

Politiqueos

Ha causado escándalo en cierta parte del periodismo nacional la imagen del Congreso de los Diputados prácticamente desierto en una sesión plenaria destinada a debatir un asunto crucial para el país: el paro. Aunque hacer novillos nunca es justificable, lo cierto es que los diputados pueden esgrimir tres causas atenuantes en este caso concreto:
El ponente para tan alta ocasión no era otro que Pedro Solbes, no demasiado apreciado en su círculo como showman precisamente. Sabiendo que sus discursos suenan más bien como el arrullo de una madre o como la nana de una abuela, los diputados de todos los partidos prefirieron quedarse dormidos en casa y ahorrarse la canción de cuna y el espectáculo de ojos cerrados, boca abierta y ronquido suelto que podrían haber dado en el Congreso.

¿Cómo se puede pretender, por otro lado, que los diputados asistan a un pleno matutino (palabra preferida de mi hermano Álvaro en su infancia) en el que no participa ninguna de las estrellas de esta farándula? Es como ir a ver una película porque actúa Mar Flores. Cuando los primeros espadas no salen al ruedo, lo mejor que pueden hacer los subalternos es quedarse en casa. Sin líder, no somos nada (o nadie nos controla).

Y, por último: ¿cómo podemos escandalizarnos de que los diputados no vayan a trabajar (aunque cobran igualmente, ¿no?) si en la política ocurren todos los días cosas más graves? (eso sin contar con que el mejor favor que muchos políticos pueden hacerle a España es precisamente no hacer nada).

El otro día, sin ir más lejos, me contaba un compañero del instituto un caso especialmente abominable. En una ciudad andaluza se entregaban más de cien pisos de protección oficial. Uno de ellos le había "tocado" a mi compañero. Tamaña ocasión no podía desperdiciarla el Señor Alcalde de la ciudad en cuestión (los pagará él de su propio bolsillo, ¿no?), que se personó en el acto con la parafernalia de rigor. Pero el tipo debía de tener algo de prisa, problemas de agenda o una inoportuna gastroenteritis, vaya usted a saber, y quería irse del lugar rápido pero con las fotos hechas, al menos tres o cuatro. Así que, ni corto ni perezoso, indica a los organizadores del evento por quiénes debe comenzar el reparto de llaves. ¿Se lo imaginan?

- Primero los de sillas de ruedas.

Hay que ser muy hijo de puta...

5 comentarios:

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

El Parlamento hace mucho que dejó de ser Parlamento. Para esto, si lo hicieran desde sus casas, nos ahorrábamos las dietas.

manuel de la rosa dijo...

Escuché de la boca de un parlamentario, que más que asistir hacen la pelota y rien las gracias al mandamás del partido, para ir en la lista próxima...recuerda...jubilarse de politicastro...supune una superpensión.... sale Guerra??? 25 años de politico ...imagínate...saludos

Cecilia Alameda Sol dijo...

En el Congreso, la desvergüenza es mucha: con sueldos, dietas, servicios y ¡mira que se escaquean! Y de políticos, pues sí, que viven y actúan de cara a las cámaras de fotos y de televisión, que el marqueting y la publicidad es lo que les hace ganar elecciones y no la buena gestión. Desgraciadamente es así.
Ese alcalde es como muchos otros. Y lo penoso es que la maniobra les da resultado.

Borja Santos Porras dijo...

Impresentable...

Merche Pallarés dijo...

Sinvergüenzas. Besotes, M.