sábado, 1 de noviembre de 2008

En el día de los Santos

DEL DOCTOR JUAN PÉREZ DE MONTALBÁN,
A LOPE FÉLIX DE VEGA CARPIO, ENCARECIENDO EL DESEO QUE TUVO DE QUE VIVIERA.
Si a darte vida mi dolor bastara,
con mi dolor de mi dolor muriera,
y porque mi dolor el mayor fuera,
géneros nuevos de sentir buscara.
Si la vida se diera o se prestara,
la mitad de mi vida te ofreciera,
o toda, porque celos no tuviera
la otra mitad que huérfana quedara.
Y si el alma pudiera en tu agonía
restituir tu vida con la suya,
abrigando en su ardor tu sangre fría,
aunque a desdén mi vida lo atribuya,
te diera liberal el alma mía
por mejorarla con hacerla tuya.

5 comentarios:

Cecilia Alameda Sol dijo...

¡Cuántas personas harían, tantos siglos después, suyos estos versos y la idea que los inspiró!

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

¡Ay, quién los hubiera conocido!

Merche Pallarés dijo...

Parece que se querían mucho. Bello poema. Besotes, M.

manuel de la rosa dijo...

precioso... y muy adecuado a las circustancias de hoy...saludos

Diego Fernández Magdaleno dijo...

Lo mismo digo.
Besos,
Diego