martes, 4 de noviembre de 2008

S.O.S. ¡No encuentro mi colegio electoral!


Esta mañana me he levantado exultante, pletórico, con más ganas de votar que nunca (si es que alguna vez he sentido tal cosa). Las calles estarán engalanadas, ondearán por doquier banderas de barras y estrellas, y se oirá por todas partes el himno americano entre viandantes obesos y puestos de perritos calientes.

Cojo mi voto, lo guardo cuidadosamente en mi bolsillo y me dirijo con aplomo a mi colegio electoral de referencia, el Hotel Castillo. Allí me recibe un tipo con cara de pocos amigos que me dice que las elecciones no son en España, sino en EEUU, y que ya está harto de repetírselo a la gente. Que como siga así la cosa cierra el chiringuito y se pira con viento fresco.

Desde la alegría angelical de la mañana, mi cara va transformándose lentamente en una mueca de enfado indisimulable, de indignación generalizada contra el mundo. O sea que me he estado tragando horas y horas de campaña electoral, periódicos, revistas, televisiones, amigos, que si Obama se echaba unas risas en Illinois, o que si McCain daba un mitin en un maldito McDonalds de Ohio, y resulta que yo aquí ni pincho ni corto, que no puedo ni depositar un papel en una urna, que no puedo ni opinar. Por Dios, nos han bombardeado con más virulencia que en nuestras propias elecciones. Eso me dará derecho a algo, ¿no? Todos los presentadores de telediarios, radios, corresponsales de periódicos, etc., en Washington, programas especiales, suplementos etc., etc., ¿y nosotros no tenemos ni voz ni voto? Manda huevos. ¡Qué decepción más grande!

Después de hoy, tengo clara una cosa: a mí que no me vuelvan a llamar para votar en otras elecciones americanas. ¡Coño!

8 comentarios:

Euphorbia dijo...

Cómo te entiendo. Yo también llevo todo el día intentando votar y nada de nada, no aceptan mi voto ni en el McDonalds.

nerea dijo...

jajajajaja... pues la verdad es que sí, después del coñazo que nos han dado con las elecciones de las narices ya podían dejarnos opinar un poco.
Buenísimo el relato!
Como esta el pequeño?.
Besicos!

Cecilia Alameda Sol dijo...

Así que tú eres de los que querrían votar en las elecciones yanquis, ¿no? Pues no te preocupes, que somos muchos y por lo menos algo de fuerza mental enviaremos para allá, vamos a creer.

manuel de la rosa dijo...

La verdas es que no se de que hablais... ya tocan las elecciones yankis... ah¡¡ pero entonces el bush no se presenta...gracias por recordarmelo..voy a "McDona" o a "Burrikin" por si puedo "botar"...saludos

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

El Imperio es el Imperio...

Diego Fernández Magdaleno dijo...

Qué casualidad. A mí me ha pasado lo mismo.
Besos,
Diego

Pablo A. Fernández Magdaleno dijo...

Euphorbia, Cecilia, Diego, me tranquiliza no ser el único.
El peque muy bien Nerea, cuánto tiempo, ¿y tú?
No se presenta Bush, Manuel, solo nombrarlo y se me ponen los pelos como escarpias...
Y sí el imperio es el imperio, Pedro. A ver si contraataca.
Saludos y gracias

Merche Pallarés dijo...

Ah...pero ¿había elecciones en Estados Unidos?
Me he reido mucho con tu post, querido Pablo. Muchos besotes, M.